Lis Cuesta Peraza y líder de la agrupación musical cubana Karamba en el Hotel Nacional/Imagen tomada de Cubadebate

En medio de la pandemia de Covid-19 que ha cobrado miles de vidas en la Isla en los últimos meses, en gran medida por la ineficiencia del régimen para gestionar la crisis, la escasez de oxígeno medicinal y la falta de insumos hospitalarios, llegará a noviembre por vez primera el Festival italiano San Remo Music Awards, un evento que será sin duda atractivo para el turismo, pero también para que el Gobierno pueda captar inversores.

Según el oficialista portal Cubadebate, la esposa del designado gobernante Miguel Díaz-Canel, Lis Cuesta Peraza, coordinadora del Comité de Eventos del Ministerio de Cultura, es una de las organizadoras del festival por la parte cubana.


El prestigioso San Remo Music Awards se desarrollará del 16 al 21 de noviembre de 2021 en La Habana, para la prensa estatal se trata de un «certamen multicultural integral», a través de manifestaciones como la música, la gastronomía y la moda.

«El festival tendrá un espacio importante para la canción, en aras de encontrar talentos de la interpretación en Cuba, y sesionará desde el teatro Karl Marx. Además, se realizarán eventos paralelos desde el Hotel Nacional que conectarán moda, gastronomía e intercambios de negocios», anunció Cubadebate.

Han confirmado su participación, artistas como Fiorella Mannoia, la agrupación Karamba como exponentes de la música caribeña, y los diseñadores de moda Sarli y Balestra.

Sobre la cita, Cuesta Peraza, dijo que este «ambicioso y seductor proyecto (…) de traer San Remo a Cuba», es «un esfuerzo titánico» que «permitirá acercar nuestras culturas desde «esa latinidad que nos une».


«Para finales de año Cuba ha anunciado la vacunación íntegra de su población contra la pandemia, de modo que par la fecha de celebración del certamen el país será un destino seguro. Es por ello, expresó, que aspiramos a un San Remo (Music Awards) presencial», precisó Cubadebate.

Sin embargo, hasta el 2 de septiembre solo el 36.2% de los habaneros estaba vacunado con las tres dosis, pese a que los planes del régimen era tener al 70% de la población inoculada contra el virus desde el pasado mes de agosto.

Un dato admitido por el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, lo que evidencia una vez más que los planes del gobierno comunista no se cumplen.