Cuba declara que ha recuperado a casi 3.000 de los más de 8.300 galenos que tenía trabajando en Brasil como parte de la misión Mais Medicos, el domingo la estatal Prensa Latina dio a conocer del retorno a la Mayor de las Antillas de otros 176 médicos en un decimoquinto vuelo con destino al país caribeño, informa Diario de Cuba.

Rafael Santiesteban, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, recibió a los médicos en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

La agencia de prensa oficialista acusó a Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, de “hostilidad”, y expuso que sus declaraciones propiciaron que el Ministerio cubano de Salud Pública cancelara la participación de Cuba en el programa Mais Medicos.

La participación del régimen cubano en ese programa data de 2013, durante la presidencia de la aliada del castrismo, Dilma Rousseff, el Gobierno cubano dio el programa por terminado hace algunas semanas, cuando el presidente electo de Brasil expuso su intención de pagarle a los especialistas sin intermediarios, directamente, cuestión que desagradó al régimen.


La doctora Lídice Hernández en nombre del grupo de profesionales que regresó a la Isla declaró: “regresamos a la patria con orgullo del deber cumplido y dispuestos a trabajar donde nos necesiten”.

“Para esos pacientes muy humildes fuimos muchas veces su única esperanza”, agregó la médica cubana.

Hernández lamentó el impacto “de la agresividad de Bolsonaro” en la salud de millones de brasileños.

Según Regla Ángulo, viceministra de Salud, la retirada de los cubanos de Mais Medicos era “cuestión de dignidad”.

“Bolsonaro no sabe que Cuba no hace política con la salud de ningún pueblo”, afirmó Ángulo.

El Gobierno cubano acusa al presidente electo de Brasil de atacar a los médicos cubanos, y de intentar violar lo acordado entre Cuba, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Gobierno brasileño al considerar que los profesionales de la Isla deben revalidar su título en el país sudamericano, como exige Brasil a todos los médicos de cualquier parte del orbe.

Sin embargo, omite que Bolsonaro ha dicho que los médicos cubanos deberían de cobrar su salario íntegramente, y llevar con ellos a sus familiares durante el tiempo que dure la misión.

A fines de la semana pasada, al menos 350 galenos no habrían tomado sus vuelos desde Brasil a la Isla, pese a la redoblada vigilancia de la Seguridad del Estado, afirma Diario de Cuba, que detalla que por otra parte dentro del país caribeño, funcionarios del gobierno visitan a los familiares de los médicos para presionarlos a regresar, bajo la promesa de otras misiones en el extranjero, donde sin duda alguna el régimen de La Habana los continuará explotando, y seguirá dándole tratamiento de esclavos a los profesionales de la salud.