En medio de la crítica situación que tienen los cubanos con la vivienda en la Isla, el régimen cubano venderá miles de toneladas de cemento en moneda libremente convertible (MLC), según anuncio del ministro de la construcción del régimen, René Mesa Villafaña, informó el diario oficialista Granma.


Según el funcionario, quien justificó la decisión del gobierno de Miguel Díaz-Canel, para el 2022 el plan es vender 150.000 toneladas de cemento en dólares, para que el país pueda «obtener créditos».

«En este mismo mercado, en el cual continuará trabajándose en busca de sostenibilidad, deberán ubicarse en el año entre 100.000 y 150.000 toneladas a la venta», indicó.

De acuerdo a Mesa Villafaña existe una «alta demanda, no satisfecha, del renglón».

«Las formas no estatales que han querido importar cemento desde el exterior constatan que allí tiene un precio superior al ofertado en Cuba, por lo cual está previsto venderles, en divisas, cemento a las que deseen comprarlo», añadió.

«Estamos en las mejores condiciones, al cierre del año, para la venta de dicho cemento. Eso nos daría la posibilidad de comenzar a sostener cuanto hemos logrado hasta hoy y seguir mejorando en el futuro. Después que cubramos todo el mercado interno, el país comenzaría a exportar cemento», aseguró el titular.


Para Mesa Villafaña, la industria cementera en el país se recuperará «más ostensible en 2022, cuando serán producidas 1.400.000 toneladas de cemento».

Hay que mencionar que Cuba es un país gravemente afectado por el problemas de la vivienda, la mayoría de las casa y edificios necesitan reparación porque son viejos, y el gobierno comunista ha construido muy pocos inmuebles para los cubanos, y los que ha edificado lo ha logrado hacer con materiales de pésima calidad. Durante décadas se han dedicado a desviar todos sus recursos para la construcción de complejos hoteleros para el turismo, desatendiendo así las necesidades de la población.

Es una isla golpeada recurrentemente por fenómenos climatológicos como huracanes, ciclones y tormentas tropicales, que también han destruido las viviendas de millones de cubanos en los últimos años. Lastimosamente en el país, hay personas que permanecen hacinados en albergues estatales desde finales de la década del ’80 por no tener acceso a los recursos necesarios para fabricar sus casas.

En medio de un escenario caótico para la economía, y de un déficit habitacional agudo, que afecta a más de 2.6 millones de cubanos, el régimen decide vender cemento en dólares, cuando la mayoría de los habitantes de la isla no cuentan con esta moneda.

Actualmente la bolsa de cemento puede venderse en el mercado informal en Cuba hasta en 1.500 pesos y la tira de cabilla en 1.000 pesos, recogió Diario de Cuba.