Imágenes de redes sociales

El régimen de La Habana respondió a las «acusaciones calumniosas» del secretario de estado estadounidense Mike Pompeo, quien denunció ante Naciones Unidas el perjuicio que la injerencia de Cuba ha causado en Venezuela.


«Rechazo categóricamente acusaciones calumniosas contra #Cuba del Secretario de Estado #EEUU en el Consejo de Seguridad de @ONU_es. Su asalto a constitucionalidad de #Venezuela, orquestado desde Washington, fracasará a pesar de las mentiras», escribió en Twitter el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Pompeo declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el sábado 26 de enero, que «no existe un régimen que haya hecho más por perpetuar la pesadilla que vive el pueblo venezolano que el régimen de La Habana».

El jefe de la diplomacia estadounidense aclaró que durante «años la seguridad cubana y los matones de la inteligencia, invitados a Venezuela por el propio Maduro y quienes lo rodean, han sostenido este papel ilegítimo. Han capacitado a secuaces de seguridad e inteligencia de Maduro en las peores prácticas de Cuba. El Ministerio del Interior de Cuba proporciona incluso seguridad personal del ex Presidente Maduro».

«Seamos muy claros, la potencia extranjera que interviene hoy Venezuela es Cuba», fueron las conclusiones que expuso Pompeo en Naciones Unidas.

Por su parte el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, también quiso contestar en Twitter al secretario de estado de EEUU:

«Acusaciones totalmente injerencistas, prepotentes, calumniosas y soberbias que se estrellarán ante la decisión de los pueblos que nunca renunciarán a su independencia y soberanía», escribió Díaz-Canel.

Rodríguez Parrilla, vocero del castrismo agregó en la red social que Mike Pompeo acudió al Consejo de Seguridad de la ONU para «vender» el golpe de estado contra Venezuela, y calificó las declaraciones del secretario de estado de «acusaciones infundadas», para que EEUU orqueste el asalto a la «paz regional».

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó dijo recientemente en alocución a los cubanos en su país, que son bienvenidos a quedarse, pero con fortaleza declaró que los antillanos enviados por el castrismo deben salirse de las Fuerzas Armadas y de los puestos de decisión, ya que los venezolanos quieren soberanía.

El régimen cubano se juega sus últimas cartas en Venezuela con tal de seguir garantizándose la alta cuota de petróleo que recibe desde Caracas, como pago de la asesoría al gobierno de Nicolás Maduro.

La Habana ha enviado durante años a médicos y a asesores de inteligencia a Venezuela, siendo actualmente quien dirige los pasos del gobierno chavista.

EEUU estudia la posibilidad de reincorporar a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, por su apoyo a la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia.