Aeropuerto de La Habana. Foto: Cuba en Miami

El régimen asegura que es ínfima la cantidad de cubanos que tienen vetada la entrada al territorio nacional, por considerarse cercanos a la «ultraderecha anticubana», recoge Diario de Cuba.

Según Ernesto Soberón, jefe de la Dirección General de Asuntos Consulares y Atención a Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE), de la Cancillería cubana, la prohibición de entrar a la Isla afecta «un ínfimo grupo», que es castigado «por estar vinculado a los sectores más reaccionarios de la ultraderecha anticubana».


El funcionario agregó que el país caribeño «limita la entrada» para preservar «nuestra seguridad nacional, según lo dispuesto en las leyes cubanas».

Soberón mencionó también el veto a los cubanos sancionados por abandonar misiones oficiales en el extranjero, dentro de este grupo que el régimen considera pequeño, hay miles de médicos, deportistas y otros profesionales que no pueden entrar a la Isla, ni siquiera por un motivo de emergencia, y tienen que cumplir un absurdo castigo de ocho años sin regresar a su tierra, simplemente por querer zafarse del yugo esclavista de la dictadura, que los envía a intrincados lugares en el exterior, y se queda con el mayor porcentaje de su salario, de manera injustificada.

En entrevista con OnCuba, el jefe del DACCRE, dijo que los criterios para vetar la entrada «son tan numerosos como disímiles, pero a la hora de abordar este fenómeno debe tenerse en cuenta que el abandono de una misión oficial es un acto con implicaciones negativas diversas, para Cuba y para el país donde brindan sus servicios nuestros colaboradores».

El portavoz del Gobierno cubano no mencionó a las decenas de isleños que se encuentran «regulados» dentro del país, a los que se le prohíbe viajar al extranjero, los afectados son en su mayoría opositores, activistas y periodistas independientes.


Sobre la posibilidad de reducir el costo del pasaporte en un futuro, y eliminar el pago de prórrogas, solo comentó que «es un tema que resulta de gran interés para la inmensa mayoría de nuestros connacionales en el exterior y sus familiares en Cuba».