El régimen acusa y detiene a dos cubanos por presuntamente haber lanzado un coctel molotov contra una tienda en MLC/Captura de pantalla

Un reportaje de la televisión estatal aseguró este viernes las autoridades procedieron a arrestar a dos individuos que presuntamente atacaron una estatal tienda de barrio en La Habana con un coctel molotov.

A juicio de muchos el reporte del noticiero oficialista, no es más que un intento de desviar la atención de los sucesos recientes en el país, el incendio en Matanzas, los apagones, y la campaña para eliminar el Servicio Militar Obligatorio, que durante décadas ha cobrado la vida de decenas de jóvenes.


Según el vocero castrista, Humberto López, el incidente tuvo lugar en una tienda MLC de la cadena Caribe, ubicada en el municipio Diez de Octubre, La Habana.

«Mientras los corazones y esfuerzos de un país se enfocan hacia Matanzas, mientras el dolor se mezcla con el inicio de las acciones de recuperación, los neoterroristas que promueven el miedo, que promueven la violencia y la muerte contra Cuba, han encontrado el momento ideal para sobre el dolor intentar cimentar más dolor, más daño y sufrimiento…», comenzó diciendo López, en su intento por victimizar al Estado cubano.

De acuerdo al oficialismo, los autores del hecho se movían en un auto marca Lada, cuyo dueño era el padre de uno de los sujetos.

La prensa estatal señaló que uno de los perpetradores, de 38 años de edad, vive entre Cuba y EEUU, y ha viajado a la Isla en una veintena de ocasiones desde el 2015. Mientras el otro individuo de 39 años, radica en la barriada de Lawton, municipio Diez de Octubre.

López aseveró que ambos implicados en el hecho fueron detenidos en menos de una hora, también sostuvo que se pudo comprobar ambos tenían «conexiones con fuerzas hostiles en el exterior». Al tiempo que ponía en pantalla imágenes del presentador Alexander Otaola, y del influencer Ultrack, exiliados en EEUU y rostros visibles de la oposición en el sur de la Florida.


«El pueblo el verdadero afectado con estas acciones, está en las calles, porque a pesar de las mil dificultades, la gente quiere lo mejor para su país y saben que este tipo de hechos no son lo mejor para nadie», continuó el pseudoperiodista.