En un foro organizado por Reuters con motivo de la presencia del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en Nueva York, el gobernante declaró este jueves que está intentando junto a las autoridades de Cuba que la visita que tiene prevista realizar a la Isla se haga efectiva antes de que termine el año en curso, reporta Diario de Cuba citando a Efe.

El presidente español resaltó que España y Cuba “tienen unos vínculos históricos muy importantes”, y le parece extraño que “la política vaya por detrás de la realidad”.

Con respecto a que su visita a la Isla se efectué este mismo año, Sánchez comentó: “a ver si podemos conseguirlo”.

“Lo que vamos a hacer con esta visita oficial es normalizar esas relaciones que tradicionalmente ya teníamos en muchos sectores”, puntualizó el socialista Pedro Sánchez, que además se confesó emocionado con conocer la Isla.


El portavoz del partido Ciudadanos (Cs), Fernando Maura cuestionó que el presidente español no tocara el asunto de los derechos humanos en Cuba en el encuentro que sostuvo con el dictador cubano Miguel Díaz-Canel.

Sánchez no trató con su homólogo cubano la situación de derechos humanos porque no hablaron de cuestiones de “política interna” de España o de Cuba, sino de relaciones bilaterales, aseguraron fuentes del Ejecutivo a Europa Press.

Maura recordó que, según el Ejecutivo de Pedro Sánchez, los derechos humanos son una de sus prioridades, y preguntó al Gobierno español si considera que los derechos humanos y las libertades fundamentales son un asunto interno y no “unos principios legales que forman parte del Derecho Internacional y, por tanto, de las obligaciones internacionales de España”.

El Partido Ciudadanos exige al gobernante español avances por escrito sobre qué cuestiones relativas a los derechos humanos tiene previsto defender Sánchez en su visita a Cuba. Asimismo si hará alguna gestión para la liberación de los presos políticos en la Isla, o si se reunirá con los opositores cubanos.

(Con información de Diario de Cuba)