Los estudiantes en Cuba, salen en defensa de sus profesores, argumentando que el Gobierno cubano no los valora, ni les paga un sueldo adecuado.


De acuerdo al diario Venceremos, de la provincia de Guantánamo, dentro de pocos años no habrán suficientes maestros para las materias de ciencias exactas.

Martí Noticias conversa con algunos estudiantes de preuniversitario de la ciudad de Guantánamo, y ellos brindaron sus impresiones.

“En nuestras secundarias básicas y preuniversitarios, la formación vocacional no es la correcta; y nos enfocan en lo que es la formación pedagógica.

Además yo creo que nuestros profesores deben ser más atendidos, para que la motivación para optar por esta carrera sea mayor”, dijo un alumno.


Otra adolescente entrevistada asegura: “Hoy en día, los maestros no son valorados como deberían, no les dan su lugar; no cuentan con un sueldo adecuado, tampoco los respetan, y muchos dicen que ser maestro es una profesión sin futuro”.

“Pero no se han dado cuenta de que sin el maestro, no existiría el ingeniero, la medicina, u otras carreras por las que uno opta pensando que garantizan un mejor futuro”, añade.

En la Universidad de Guantánamo, “sólo hay 28 alumnos de segundo a quinto año preparándose en las materias de matemática, física y siete de química y biología con vistas al próximo lustro”, acota el periodista.

Las preferencias de estudio, todo parece indicar, van en otra dirección.

Una estudiante entrevistada dijo: “Ser profesor no tiene futuro, y los jóvenes prefieren optar por otras carreras como las ingenierías”.

“La juventud es una etapa, en que la presión del grupo influye mucho; si la medicina es lo que está de moda, todo el mundo quiere estudiar medicina; si nosotros queremos ir para Santiago o Moa a estudiar una ingeniería, ya todos quieren hacer lo mismo”, apunta un alumno.

El número de graduados en Ciencias Pedagógicas en la Isla se ha minimizado en los últimos años.

Y aunque el Gobierno ha tomado medidas para suplir el déficit con los maestros emergentes, el remedio parece ser peor que la enfermedad.

De los maestros emergentes hablan los estudiantes: “Algunos tienen una formación muy exquisita, pero hay muchos que no se han graduado todavía, que están estudiando su licenciatura, y a lo mejor no tienen las bases conocimientos que debe tener un profesor consolidado”.

“Hoy en día estas personas, no estudian con un fin, no le dan el propósito a la carrera que le deben de dar, no lo ven como algo importante, sino como un juego; son muy pocas las personas que estudian para maestros que están bien preparadas, que les gusta su carrera principalmente”, concluye una estudiante.

(Con información de Martí Noticias)