Luego de que las lluvias arrasaran con los cultivos en plena zafra, el Gobierno cubano canceló sus exportaciones de azúcar este mes, y tiene dificultades para cumplir con la demanda local, informó la empresa estatal azucarera AZCUBA.


Orlando Celso García, presidente de AZCUBA dijo a una federación de firmas operadoras en un encuentro el sábado que la cosecha de azúcar sin refinar se encontraba en un 31% de avances en enero, según el diario estatal Juventud Rebelde.

De acuerdo al directivo, el meteoro que azotó Cuba en septiembre también afectó los suministros de la industria.

“Ahora, de 53 centrales previstos (para operaciones), solo muelen 29, y de ellos 14 están paralizados por lluvia”, informó el funcionario.

Bajo condición de anonimato un operador local de azúcar dijo que nunca había visto un enero con tan baja producción. “Tuvimos que cancelar nuestros envíos”, expresó.


Juventud Rebelde citó al presidente de AZCUBA, cuando comentó: “Se han reorganizado la entrada de los buques para explotación y se está gestionando un tratamiento que cubra las pérdidas por fuerza mayor”.

El monopolio estatal del azúcar planea producir 1,6 millones de toneladas de azúcar sin refinar esta temporada, por debajo de las 1,8 millones de toneladas del ciclo anterior, confesó un experto local que tiene acceso a la información de la industria, quien también pidió no ser identificado.

El huracán Irma trajo como consecuencia que la mayoría de los ingenios no pudieron empezar a operar hasta Año Nuevo, varias semanas después de lo acostumbrado.

La zafra regularmente tiene lugar entre noviembre y abril, cuando el clima suele ser propicio, seco y con temperaturas frescas.

De enero a marzo, las plantas de caña generalmente rinden la mayor parte del azúcar.

Desde noviembre, los niveles de precipitaciones han estado sobre el índice histórico en la Isla, específicamente este primer mes del año, así lo han reportado los meteorólogos.

(Con información de Diario de Cuba)