Prueba fidedigna de las quejas de los cubanos dentro de la Isla, del sistema de Salud Pública, ha sido el vídeo que Diario de Cuba ha publicado recientemente donde se puede apreciar la insalubridad de los baños del Hospital Infantil Juan Manuel Márquez, de La Habana, donde los niños y sus familiares están obligados a bañarse, y a hacer sus necesidades.

En el vídeo se pueden las losas rotas, y la acumulación de moho y suciedad, en los supuestos lavamanos, pisos, las pilas rotas, con un pomo plástico para direccionar el agua que sale, techos al descubierto, visbilizando las tuberías, puertas inservibles.

La semana pasada salió un reporte de CubaNet que denunciaba la paralización de intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos en los hospitales al centro de Cuba, a causa de una crisis con el agua potable.


Pacientes en la Isla se han quejado en innumerables ocasiones de las malas condiciones de los centros de salud cubanos, muchos prefieren no ingresar en los hospitales, donde no hay alimentación adecuada para los enfermos, y todos tienen que llevar desde sábanas hasta cubos para bañarse.

La situación de la salud empeora en Cuba, aunado al desabastecimiento de medicamentos, y a la escasez de especialistas, mientras el régimen de La Habana envía a Venezuela otra brigada de 500 médicos, para dejar aún más desatendidos a los cubanos en la Mayor de las Antillas.

La venta de servicios profesionales genera cuantiosos ingresos a las arcas del Gobierno cubano, a fines del pasado año Cuba tenía trabajadores de la salud en 64 países, incluidos Brasil y Venezuela.