Nick Sánchez, cubanoamericano de 16 años está en la mira de NASCAR, para convertirse en uno de sus pilotos futuros.

NASCAR (National Association for Stock Car Auto Racing), que actualmente, representa la categoría automovilística más comercial de Estados Unidos y la competición de stock cars más importante del mundo ha elegido al joven como una de las seis promesas de Diversity Development Team en el 2018.

El muchacho relata: “Desde que puse un pie en el circuito de Homestead, entendí que mi vida tendría sentido detrás de un timón, desde bien temprano supe cuál era mi meta: ser piloto de carreras”.

Su padre René, llegó siendo un niño a Estados Unidos con el éxodo del Mariel, la mayoría de los padres cubanos esperan que su hijo juegue béisbol, sin embargo para sorpresa de René, su hijo se decantó por las competiciones de automóviles.

“A mí siempre me gustaron los carros, pero lo de Nick era algo especial desde bien chico”, narra el cubano, nacido en Centro Habana, y actual propietario de una empresa de equipos pesados en Estados Unidos. “La gente me preguntaba, ‘a quién habrá salido este muchacho”, dice orgulloso el padre.


Un amigo de René influyó para que le compraran un Go Kart y a los 12 años ya Nick estaba corriendo en las pistas de Miami, siempre exigiéndose en disciplina.

El joven de origen cubano, en las últimas cuatro temporadas ha paseado su talento por diferentes circuitos nacionales, incluyendo la Rok Cup USA y el Florida Winter Tour, con más de 45 carreras y cinco ocasiones en que ha finalizado entre los cinco primeros en clases que van desde la categoría junior, la senior y shifter.

El año pasado, Sánchez terminó quinto en la carrera Bojangles Summer Shootout que tuvo lugar en el Charlotte Motor Speedway, con el programa Rev Racing’s Legends Car y en el 2018 pasará a tiempo completo al Late Model.

El joven tendrá la oportunidad de convivir con pilotos, ejecutivos y directores de escuderías que servirán de instructores y colaborarán en el desarrollo de los prospectos.

“Es un privilegio que me hayan escogido para este programa que vela por el futuro de los potenciales pilotos de NASCAR”, comenta Nick. “Significa que en el circuito saben quién soy y esperan cosas grandes de mí. Ojala y pueda cumplir este reto y todo los que vengan por el camino”, agregó el muchacho.

(Con información de El Nuevo Herald)