La carrera del cubano en el boxeo sigue adelante. Luego de una serie de pruebas, el Consejo Mundial decidió no suspenderlo ni retirar a Luis Ortiz de su puesto número tres en el ranking del organismo.

Aunque otro organismo, la Asociación Mundial, decidió penalizarlo con un año de inactividad y retirarle la posición de retador obligatorio al título debido a la falla en una prueba antidopaje, el Consejo Mundial de Boxeo analizó de manera minuciosa el caso del cubano y decidió que no había mal proceder en su caso.

Jay Jiménez, manager de Ortiz, dijo: “Estamos súper contentos y puedo decir que estamos trabajando fuerte para que Luis regrese al ring lo antes posible, a más tardar enero. Se ha hecho justicia en su caso, él es un boxeador limpio, y así lo ha comprobado el Consejo”.

El 4 de noviembre, horas antes de que Deontay Wilder (39-0, 38 KO) demoliera con un impresionante nocaut en el primer asalto a Bermane Stiverne, el cubano y sus representantes se reunieron en privado con el presidente del CMB Mauricio Sulaimán para presentarle el resultado de los exámenes médicos.


Luego de saberse que el boxeador había dado positivo en dos diuréticos contenidos en la medicina Lozartan para combatir problemas en la presión arterial, el presidente de CMB ordenó varios exámenes por un médico del Consejo para garantizar que su vida no corría peligro encima del cuadrilátero.

La buena nueva es que el pugilista súper pesado Luis Ortiz reanudará su trayectoria profesional e, inclusive, podría intentar nuevamente un choque contra Wilder el próximo año, a pesar de la vigencia de la penalidad de la AMB.

Jiménez añade: “Que lo sepan Wilder y todos los campeones o que aspiran a ser campeones, estamos de vuelta, nunca nos fuimos. Ahora redoblaremos nuestros esfuerzos por buscar mejores y mayores peleas. Ahora la motivación es doble”.

(Con información de El Nuevo Herald)