El Ballet Nacional de Cuba que celebra el 70 aniversario de su fundación se presentó el martes y miércoles en el Centro Kennedy con la puesta en escena de “Don Quijote”, para cerrar el Festival Artes de Cuba que reunió en Estados Unidos a decenas de artistas de la Isla.

Sin embargo la presentación del BNC dirigido por Alicia Alonso, no tuvo buena acogida de la crítica, The Washington Post publicó un artículo donde la prestigiosa compañía cubana de ballet queda muy maltrecha.

Martí Noticias recoge citando al diario norteamericano que “el Ballet Nacional de Cuba parece estancado en el pasado y sus bailarines cansados y abrumados por una producción rígidamente basada en la historia y veneración a Alicia Alonso”.

Sarah L. Kaufman, reconocida crítica de Danza y ganadora del Premio Pulitzer se cuestionó: “¿el énfasis de su compañía está demasiado ubicado en el pasado?, además de acotar que la velada “estaba llena de nostalgia”.


Refiriéndose a Alonso, la creadora de la institución ligada al régimen comunista, Kaufman dijo: “a medida que Cuba entra en la era post Castro, su compañía de ballet parece estancada en el pasado”.

La reconocida crítica aunque lanza fuertes valoraciones sobre el desempeño del BNC aclaró que “no desea golpear a una compañía que ha superado innumerables desafíos, persistiendo en una nación bajo presiones políticas, económicas y humanitarias de extraordinaria magnitud”.

También acotó que la presentación del ballet cubano inició con un homenaje a Alicia Alonso, quien a pesar de sus 97 años sigue dirigiendo, y viajando con la compañía, detalló que el BNC está “limitado” por una producción rígida, que carece de espontaneidad, una escenografía anticuada, así como lo es el vestuario.

Martí Noticias, ve en ello una de las razones por la que muchos de sus bailarines se han quedado en el extranjero, abandonando la compañía en giras internacionales, desde los 90 del pasado siglo, además de los bajos salarios, y de las malas condiciones de trabajo.

Sobre la bailarina principal, la cubana Viengsay Valdés, Kaufman la notó cansada “desde su primera entrada, se mostró tan cansada. Tal vez ella está sufriendo fatiga en la gira o una lesión”.

Calificó sus “saltos bastante poco poderosos (…) se sienten como acrobacias (…) su cuerpo es rígido”.

Sin embargo el desempeño de los bailarines masculinos si se llevaron halagos por parte de la crítica.

El artículo también cuestiona “la dedicación” de Alicia Alonso para “mantener las tradiciones soviéticas del ballet clásico”, y le falta renovación y encajar en la contemporaneidad.

(Con información de Martí Noticias)