El Encanto, la primera tienda en Holguín que vendió productos en dólares en 1994 «se encuentra cerrada por problemas de climatización», así dicen los cárteles pegados en la puerta de entrada y salida del establecimiento.

Dos mujeres que leyeron la explicación a través de los cristales no se lo podían creer, «vaya, ahora sí apretaron. Cerraron la tienda porque el aire acondicionado está roto, eso es muy cómico», dijo una de ellas.

Desde el pasado 25 de julio el centro comercial situado en el centro de la ciudad capital permanece cerrado, pese a los inconvenientes creados a la población.

Algunos pobladores en tono jocoso opinan que el aire sí funciona, pero lo apagaron para ahorrar electricidad, y cumplir con el plan trazado por el régimen por la llamada crisis energética que afecta Cuba.


Otros se preguntan cómo reaccionaría Pánfilo (el personaje humorístico de la televisión que satiriza los problemas sociales en Cuba).

«Pánfilo hubiera ridiculizado a todos los responsables de este hecho absurdo e injustificable. De aquí sale un buen tema para un programa cómico», comentó un entrevistado.

El choteo, la risa socarrona son los recursos de los cubanos ante tantas dificultades, que han persistido por casi 60 años. No obstante el malestar está presente en la población, que aunque adaptada a las penurias, no deja de sentir incomodidad.

«La mayoría de los compradores de El Encanto ahora vienen aquí y por eso a diario tenemos gran aglomeración de personas y se ha incrementado las colas y eso ha creado disgustos entre los clientes», explicó una dependiente de la tienda Luz de Yara.

«Si la tienda hubiera sido privada esto no hubiera ocurrido porque el dueño tomaría medidas para no cerrarla y evitar caer en la bancarrota», opinó Graciela, que lamenta la ineficiencia del Gobierno cubano que lastra el desarrollo de la Isla.

Para Yadira estas «barbaridades» solo confirman el fracaso del sistema político socialista cubano, donde la mayoría de los comercios están en manos de un «Estado incapaz».

«La mayoría de los problemas que padecemos en Cuba no son por el embargo de los Estados Unidos, como el Partido Comunista nos quieren hacer ver. La culpa la tienen los dirigentes cubanos que son unos corruptos y siguen cometiendo los errores de hace 60 años y por eso el pueblo sufre escasez», añadió.

Según el técnico de la tienda, la consola del aire acondicionado «tenía más de 15 años de uso y no le dieron el mantenimiento requerido en su momento, ni la cambiaron después de tanto tiempo de explotación como recomienda el fabricante».

Al parecer las advertencias de los especialistas de refrigeración sobre las consecuencias fatales del abandono del aire acondicionado fueron ignoradas por los directivos de la corporación Cimex y los de la cadena de Tiendas Panamericanas.

«En varias ocasiones mis compañeros y yo planteamos a todos los niveles de dirección los problemas de la consola. No se invirtió en las reparaciones ni en la restauración del equipamiento porque, según nos dijeron, el gasto afectaría los ingresos planificados. Sin embargo, ahora la situación es peor», comentó el hombre que prefirió identificarse como Rodrigo.

El Encanto estuvo brindando servicio a la población durante junio y julio sin aire acondicionado, para evitar el cierre, sin embargo directivos explican que al ofertar «gran variedad de productos, afuera de la tienda se aglomeraban muchas personas que protestaban por la lentitud para entrar, por eso se decidió el cierre hasta que se compre la nueva consola de aire acondicionado».

El otro problema es el alto costo de un aire, que al ser importado alcanza la suma de diez mil dólares, una cifra a gastar no planificada por ahora.

Se espera entonces que sin fecha fijada, el sistema de climatización pueda instalarse el próximo año, no importan las pérdidas económicas, o las afectaciones, por ejemplo a los servicios de Western Union, que tiene una oficina en el interior de la tienda, y el de la compra virtual a través de tarjetas Visa o Master Card, éstos tampoco serán brindados por ahora.

(Con información de CubaNet)