El presidente de Estados Unidos se puso nota por la respuesta del gobierno federal ante la crisis en Puerto Rico por el huracán Maria.


“Diría que fue un 10”, dijo el presidente, quien estuvo sentado al lado del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, en la Casa Blanca.

El gobernador de Puerto Rico viajo a Estados Unidos para evaluar el estado de la asistencia a la isla que está aún muy lejos de recuperar la normalidad.