Según funcionarios de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump propondrá este martes al Congreso la aprobación de recortes por 15.000 millones de dólares, de los que casi la mitad están relacionados a un programa de salud infantil.

De acuerdo a la Casa Blanca, se trata de fondos ya aprobados, que nunca se han llegado a gastar, por lo que los recortes no tendrán un impacto en los programas actuales.

Los recortes representan menos del 0.4% del gasto anual, y llegan luego de la aprobación en los últimos meses de la rebaja impositiva, y de unos presupuestos de 1.3 billones de dólares, que según algunos analistas podrían aumentar el déficit de EEUU.

El aumento del gasto y del déficit ha sido criticado por los sectores más conservadores del Partido Republicano, por lo que algunos han reclamado al presidente estadounidense recortes.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Warren Davidson, congresista republicano que forma parte del ultraconservador Freedom Caucus opinó: “es mejor que nada”, en referencia al recorte de 15.000 millones, ya que esperaba el mismo fuera superior.

De un total de 15.000 millones de dólares en recortes, unos 7.000 estaban destinados al Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés).

Durante los últimos siete años 4.300 millones han estado congelados, para un programa de préstamos tecnológicos que según la Casa Blanca ha estado inactivo.

Los demócratas han criticado la medida ampliamente, en especial en referencia al recorte al CHIP.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer dijo: “parece que sabotear nuestro sistema de salud en detrimento de las familias de clase media no fue suficiente para Trump y los republicanos: ahora van a por los dólares de los que depende el cuidado a la salud de millones de niños”.

(Con información de Mundo Hispánico)