El presidente de Estados Unidos mantuvo su promesa a los «Dreamers» y no han sido incluidos en las ordenes migratorias de su administración anunciadas hoy.

El Programa de Acción Diferida (DACA), impulsado por el Gobierno de Barack Obama en 2012, y que freno la deportación de 750,000 jóvenes “Dreamers” será mantenida por la administración Trump.

“La situación del DACA es muy dura porque amo a esos chicos, algunos de esos son totalmente increíbles (…). Tengo hijos y nietos” dijo Trump el pasado fin de semana cuando fue preguntado sobre este asunto.

Entre las directrices, firmadas por el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, figura la contratación de 10,000 nuevos agentes para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y 5,000 más de la Oficina de Aduanas y Fronteras (CBP), acelerar el proceso de deportación de inmigrantes indocumentados y contratar a 15,000 nuevos agentes migratorios.