El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está furioso por la orden de un juez federal de suspender su prohibición de viaje puesta en vigor hace una semana.

«¡La opinión de este supuesto juez, que esencialmente le quita el cumplimiento de la ley a nuestro país, es ridícula y será anulada!», escribió en Twitter Trump.


El juez federal James Robart, quien fue nominado por el republicano George W. Bush y preside en el estado de Washington, detuvo temporalmente el decreto el viernes por la noche.