Imágenes de redes sociales

Laidys Sosa, una doctora cubana de 37 años fue asesinada en Sao Paulo, Brasil a manos de su esposo, de nacionalidad brasileña, el hombre la mató a golpes con un destornillador, y luego ocultó su cadáver, dio a conocer Martí Noticias citando a la agencia de prensa EFE.


Fuentes policiales de la región metropolitana brasileña informaron este lunes, luego de detener al presunto, quien confesó el crimen.

El brasileño, Dailton Gonçalves, de 45 años asesinó a la cubana en la residencia donde ambos vivían, en la localidad de Mauá, en la tarde del domingo, de acuerdo a las autoridades.

Gonçalves huyó en un vehículo tras cometer el crimen, pero fue detenido horas más tarde por la policía, mientras conducía por una carretera a varios kilómetros de distancia de su vivienda.

Los agentes interrogaron al hombre, quien confesó que mató a su esposa a golpes con un destornillador, para luego ocultar el cadáver en un área boscosa de Ribeirao Pires.


La versión del asesino fue corroborada por las autoridades, que encontraron el destornillador en la casa donde ambos residían, y luego hallaron el cuerpo de Sosa, que ha sido trasladado al Instituto Forense, con el objetivo de llevar a cabo los exámenes correspondientes.

Gonçalves intentó darse a la fuga, pero familiares de la profesional isleña avisaron a la Policía Militarizada, que detuvo al sospechoso por contar con la matrícula de su automóvil.

El brasileño enfrenta cargos de delito de «homicidio calificado, feminicidio y ocultación de cadáver».

La cubana era parte del grupo de galenos antillanos que decidieron quedarse en el país suramericano tras el fin del programa Mais Medicos.

Según información en redes sociales, ambos tenían un bebé, ella era originaria de Rancho Boyeros, La Habana, y se había casado con Gonçalves en 2016.