Bandera de Canada- Foto de unsplash.com

Los diplomáticos canadienses que residían en La Habana están demandando al gobierno federal en Ottawa por $28 millones en relación con los misteriosos problemas de salud experimentados mientras trabajaban en La Habana, confirmó CTV News.


El grupo demandante incluye a 14 personas: cinco miembros del personal diplomático, sus cónyuges e hijos, que trabajaron en Cuba entre 2016 y 2018.

De acuerdo a la demanda estas familias diplomáticas «han sido atacadas y heridas, sufriendo daños severos y traumáticos por medios que no están claros».

Estas familias reportaron síntomas similares a conmociones cerebrales como mareos, confusión, dolores de cabeza y hemorragias nasales. Los empleados se quejaron que cuando al principio comenzaron a reportar los síntomas el personal de la embajada no les tomaba en serio.

La declaración de reclamación se refiere a la misteriosa enfermedad como el «Síndrome de La Habana». Sigue sin estar claro qué ha provocado que estos diplomáticos experimenten estos síntomas. Se había pensado que tal vez era un ataque sonoro, o incluso grillos.


El grupo alega que el gobierno canadiense manejó mal la situación y puso a estos diplomáticos canadienses y sus familias en peligro.

En declaraciones a los periodistas en Washington, la ministra de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland, dijo que estaba al tanto de la demanda, pero no comentó sobre los detalles.

«Me reuní con algunos de los diplomáticos canadienses afectados que habían estado sirviendo en Cuba y me hablaron sobre su situación. Estoy realmente preocupado por ellos y tienen la mayor simpatía y apoyo de Canadá. Estaban en Cuba representándonos. Nuestro país y su salud y seguridad absolutamente deben ser una prioridad», dijo Freeland.