La diplomática estadounidense Vicki Huddleston en una entrevista con el diario español El País, dijo que los legisladores conservadores estadounidenses han aprovechado el episodio de los misteriosos ataques acústicos a funcionarios norteamericanos en La Habana para cambiar la política hacia la Isla.

Huddleston llegó a ser jefa de la antigua Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, y ha estado vinculada durante 25 años a la diplomacia estadounidense hacia la Isla, con los gobiernos de Bill Clinton, George Bush y Gorge W. Bush cumplió diferentes roles.

Acerca de los episodios sin aclarar que llevaron a la Administración de Donald Trump a retirar la mayor parte de su personal en la Isla, lo que ha significado un cierre por decir parcial de la embajada, aunque prácticamente están paralizadas todas sus funciones indefinidamente, la diplomática dijo a el periodista del periódico español: “no estoy segura de que tal ataque haya existido”.

“Mi teoría es que se trató de un problema con dispositivos de audio. Pero Marco Rubio, y cubanoamericanos conservadores usan esto para modificar las políticas de Estados Unidos”, añadió.


“Esencialmente se cerró la embajada de Estados Unidos en La Habana. Hay un personal mínimo que no puede siquiera reportar lo que ocurre en el país en medio de la importante transición que se está viviendo”, criticó la estadounidense.

“Los rusos y los chinos están expandiendo sus intereses en Cuba, mientras nosotros tomamos medidas en contra de nuestros intereses y en contra de los intereses del pueblo cubano”, valoró.

Ya en febrero de este año, la también escritora había dicho al canal de televisión WPLG Local10, que aunque pensaba que los funcionarios cubanos no conocían la causa de los ataques, el Ejército al mando de Raúl Castro posiblemente sabía de lo ocurrido.

Según Huddleston no pensó que el régimen cubano llegaría a 2018, “pero nosotros [Estados Unidos] los hemos ayudado”.

En su opinión, “el embargo ha dificultado que lleguen a Cuba radios, televisores, internet y eso ha permitido al Gobierno cubano controlar el acceso a la información de sus ciudadanos”.

“De hecho una las mayores confrontaciones que tuve con Fidel fue con respecto a la distribución de pequeños radios AM/FM a activistas de derechos humanos”, explicó.

Huddleston acaba de publicar el libro Nuestra señora en La Habana, en el que compila sus experiencias y anécdotas durante su misión en la Isla, incluido su primer encuentro con el fallecido Fidel Castro.

(Con información de Diario de Cuba)