Hay que detectar dónde está el dinero sucio, opinan reguladores federales que van tras la pista de aquellos que lo utilizan para adquirir bienes en Miami, según publica El Nuevo Herald.

Este marte, el Departamento del Tesoro señaló que ampliaría una propuesta temporal que busca detectar a los delincuentes que lavan dinero a través de bienes raíces y esconden tras esto compañías fraudulentas que producen millones de dólares anualmente.

Para frenar esto, el gobierno renovó las reglas que permiten que la investigación, que antes solo abarcaba unas pocas transacciones, ahora comprenda cada movimeinto sospechosos en siete mercados imporantes como los condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach; los cinco distritos de Nueva York; San Antonio, Texas; Honolulu (incluido por primera vez); y áreas metropolitanas alrededor de San Francisco, Los Angeles y San Diego.

“Con esta medida se podrá recopilar mucha más información”, dijo Andrew Ittleman, abogado del sur de la Florida que se especializa en leyes en contra del lavado de dinero.


Estas reglas en el sur de la Florida se aplican a compañías fantasmas que adquieren inmuebles valorados en un millón de dólares o más.

“Todo esto ayudará a un mercado que lleva mucho tiempo ignorando la gran cantidad de actividades delictivas que se llevan a cabo en el sector inmobiliario”, dijo Jack McCabe, analista de bienes raíces del sur de la Florida.