Díaz-Canel pide a los economistas «objetividad, realismo y conciencia» (Imagen tomada de Radio Santa Cruz)

Durante la clausura del Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), el pasado 14 de junio, el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel pidió a los trabajadores del sector «objetividad, realismo y conciencia» citando al ministro de Economía y Planificación de la Isla, Alejandro Gil, anunciando que a partir del año 2020 pondrán en práctica una nueva medida, que tiene como fin que sean «los trabajadores quienes elaboren los planes de sus empresas», reportó Prensa Latina.


El sustituto de Raúl Castro apeló a un cambio de mentalidad, y ratificó que Cuba seguirá siendo un «estado socialista», y en medio de la crisis financiera que golpea la Isla, el desabastecimiento de productos alimentarios y racionamiento, Díaz-Canel aseguró que sigue existiendo «una revolución de los humildes y para los humildes».

Nuevamente responsabilizó al embargo estadounidense de los problemas económicos que enfrenta Cuba, y tildó a la administración de Donald Trump de ser «abiertamente hostil al país y se ha propuesto asfixiar la economía con particular saña».

Asimismo Díaz-Canel achacó el desastre de la economía cubana a la corrupción, ilegalidades, poco nivel de ahorro, endeudamiento e insuficientes ingresos por exportaciones. Alegando que el gobierno intenta alejar el fantasma de la recesión.

El líder comunista cubano pidió cambiar la «mentalidad importadora que atenta contra la iniciativa y la creatividad» y «desarrollar la inversión extrajera y la creación de empresas mixtas, así como organizar el sector privado, sin trabar o frenar su desempeño».


Aunque aseguró las «duras circunstancia” actuales de la Isla no se igualan a la precariedad del Período Especial de la década del 90, cada día son más los reportes que llegan desde Cuba que evidencian la peor escasez en años, desde el desplome de la URSS.