Díaz-Canel admite la economía cubana cayó un 11% este año/Imagen de archivo

Durante la jornada de clausura del período ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el designado gobernante Miguel Díaz-Canel, admitió el decrecimiento de la economía cubana en un 11%, y responsabilizó una vez más a las sanciones severas de EEUU y a la pandemia de Covid-19, de la situación que vive la Isla, informa Diario de Cuba.


Al mismo tiempo, el sustituto de Raúl Castro manifestó la disposición que tiene de mejorar las relaciones con Washington, y auguró la economía cubana para 2021 crecerá entre un 6% y un 7% el próximo, siempre y cuando se mantenga controlada la pandemia.

Sin embargo, el titular de Economía, Alejandro Gil, ha dicho anteriormente que la recuperación económica de la Isla podría tomar los dos próximos años.

«Para lograr las metas previstas, el Plan 2021 se ha diseñado bajo el principio de asegurar, como objetivos esenciales, los alimentos, combustibles, fertilizantes y plaguicidas, medicamentos, las demandas de la defensa y la prioridad en los financiamientos para la industria nacional, a partir de no importar lo que se pueda producir eficientemente en el país», indicó el viceprimer ministro.

Entre los planes del régimen, en palabras del ministro, están descentralizar gradualmente la distribución de las divisas, aplicar medidas para que la empres estatal logre mayor autonomía, e introducir incentivos, entre otros.

Díaz-Canel por su parte, dijo que «el Covid-19» los «obligó a modificar todas» las «estimaciones», y aseguró este año «no habrá crecimiento, más bien una contracción de alrededor del 11%».


El Gobierno recibió apenas el 55% de la moneda fuerte que había anticipado para 2020, reconoció Gil, quien no brindó datos sobre deuda, comercio o cuenta corriente.

Mientras Díaz-Canel afirma que su Gobierno ha conseguido vencer «las intenciones más adversas de destruir la Revolución al capitalizar este momento de debilidad económica».

Luego expresó que Cuba enfrenta ahora «su tarea más compleja», de las últimas décadas, haciendo alusión al denominado «ordenamiento monetario».

Este proceso que comienza en enero de 2021, han vaticinado expertos, traerá como consecuencia una mayor inflación dentro de la Isla, y por ende se dispararán los precios y se producirá una devaluación del peso cubano frente al dólar estadounidense.