Agentes del estado de Florida aumentarán las patrullas en instituciones religiosas en toda Florida luego de que al menos 11 personas murieran en un tiroteo en masa en una sinagoga de Pittsburgh, anunció el gobernador Rick Scott el sábado.

«El tiroteo en una sinagoga en Pensilvania fue un acto de pura maldad y odio», dijo Scott en un comunicado. «Todos merecen poder expresar su libertad religiosa de manera segura y pacífica».


Al menos una sinagoga del sur de la Florida, Ramat Shalom en Plantation, les dijo a los feligreses que permanecerían abiertos este fin de semana, con seguridad adicional a mano como precaución.

«Creemos que es extremadamente importante que nuestras puertas estén abiertas mañana», dijo la sinagoga en un comunicado. «Como siempre, Joseph, nuestro guardia de seguridad, estará presente y todos los protocolos de seguridad estarán en su lugar. Además, la Policía de Plantation, a petición nuestra, nos ha puesto un guardia».

El jefe de la policía de Miami Beach, Daniel Oates, visitó personalmente a miembros de la comunidad judía horas después del tiroteo y dijo que el departamento ha «acelerado nuestra posición de seguridad».

«Esto suena como que fue un pistolero trastornado de una sola línea en otra parte del país, pero nunca podemos estar demasiado vigilantes», dijo Oates.


También se esperaba una gran seguridad en un concierto que celebraba el estado de Israel en la New World Symphony en Miami Beach.

«Habrá muchos dignatarios allí», dijo Oates. «Una gran multitud y ya habíamos planeado un contingente de seguridad importante allí por eso».

La sinagoga dijo que celebrarían una reunión de apoyo el domingo por la mañana para los afectados por el tiroteo.