Siembra de tabaco, Pinar del Río, Cuba

Cuba pretende abastecer de tabacos Virginia, una moderna fábrica de cigarros, propiedad de BrasCuba que se está construyendo en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, dio a conocer Diario de Cuba. 


Retomando la cosecha de Virginia, descuidada por los vegueros cubanos durante casi 20 años. 

Por el momento unas cincuenta hectáreas se siembran en Pinar del Río, en el municipio de San Luis, cuna de las mejores hojas para capas, aunque a corto plazo se espera sembrar 200 hectáreas en la cosecha 2019/2020, en la localidad de Santa María. 

La Isla priorizó durante años el cultivo de variedades como Criollo y Corojo, entre otras, destinadas a la elaboración de los puros habanos. 

Virginio Morales, jefe de la actividad tabacalera en esa zona, expresó que tiene planes de sembrar hasta 1.000 hectáreas de tabaco Virginia, empleada en los cigarros.  


Estos tabacos se siembran exclusivamente en Vueltabajo, por la calidad de sus suelos y la experiencia de quienes lo cosechan. 

En esa zona se ha introducido moderna tecnología para la plantación de la  solanácea, que incluye el equipamiento para realizar la siembra de forma mecanizada, diez túneles para producción de posturas y 14 sistemas de riego.

La siembra de este tipo de tabaco en Cuba, data de los años 1930, desde entonces sus hojas, mezcladas con la variedad Burley, se emplean en la elaboración de los cigarros suaves.

En esta cosecha se emplean las variedades San Luis 23 y San Luis 24, de la Estación Experimental del Tabaco de San Juan y Martínez, con un alto potencial de rendimiento de sus hojas. 

La moderna fábrica de cigarros se construye desde finales de 2016 en el Mariel, propiedad de BrasCuba, una empresa mixta entre el estatal Grupo Empresarial de Tabaco de Cuba, Tabacuba y la brasileña Souza Cruz, filial de la British American Tobacco.