Desesperados los cubanos residentes en EEUU que se quedaron varados en la Isla/Imagen de archivo

Desesperados los cubanos residentes en Estados Unidos que se han quedado varados en la Isla, tras el cierre de fronteras por la pandemia de coronavirus, informa Diario de Cuba citando reporte de Telemundo 51.


Ya sin dinero los emigrados están sufriendo la mismas penurias con los artículos de aseo y la escasez de alimentos, que las muchas familias cubanas habituadas a vivir perennemente así.

Ariel Ramírez dice que tiene que exprimir un tubo de pasta dental para poder lavarse los dientes, y su mayor trauma es ver la despensa vacía, por la falta de comida, el cubano viajó el pasado 16 de marzo a visitar a su familia en Holguín, donde ahora le han tocado unas vacaciones que no esperaba, mucho más largas, y con todas las provisiones agotadas.

«Simplemente me dijeron que ni intentara viajar a La Habana, porque no me iban a dejar salir. De hecho, ya tenía pruebas de personas que habían viajado y, cuando llegaron al aeropuerto, les negaron la salida. Les dijeron que no, que no podían salir», reveló.

Desde el 20 de marzo pasado, el régimen después que había mantenido fronteras abiertas, cuando ya muchos países las habían cerrado ante la propagación del Covid-19, ordenó abruptamente que los extranjeros que se encontraban en el país caribeño debían regresar con inmediatez a sus países de origen, al tiempo que prohibía la salida de los cubanos, incluidos los repatriados y residentes en EEUU con su residencia cubana vigente.


Hace más de un mes está varado en Cuba el esposo de Idelismay Rodríguez, otra cubana entrevistada por la cadena hispana de noticias.

Según Rodríguez, «no lo dejaron salir y está pasando trabajo allá, sin dinero y sin nada, porque no hay nada (…) Cuando fue al aeropuerto, a la hermana la dejaron salir, porque hacía ocho años que no iba a Cuba, pero como él si entró antes de los dos años, no había perdido los derechos (de residencia)».

Adrián Pérez tuvo la misma experiencia, su esposa y su hijo pudieron subirse al avión para retornar a EEUU, pero él se ha quedado varado en la Isla.

«Imagínate como me voy a sentir yo, me puse a llorar, me sentí mal. Porque supuestamente como aún es residente de Cuba, tienen que cuidarlo, pero cuidar qué», se pregunta la esposa.

En este caso los residentes permanentes en EEUU que aún mantienen su residencia en Cuba, están en el último apartado, en caso de que el Departamento de Estado como ha anunciado consiga finalmente un vuelo para sacarlos de la Isla, ellos tendrán que esperar su turno, primero en la lista se encuentran los ciudadanos estadounidenses.

La Embajada de EEUU en La Habana ha dejado saber su intención de gestionar esta posibilidad para que todos regresen, pero lo cierto es que no hay asientos disponibles para todos, y les toca aplicar a través de un sitio web habilitado para el tema.

La prioridad para abordar ese vuelo en caso de que llegue a concretarse es la siguiente, primero podrán retornar las personas con mayor riesgo ante el coronavirus, los menores ciudadanos estadounidenses y sus padres, los ciudadanos norteamericanos, y los residentes permanentes en EEUU.

A inicios de abril en la Isla quedaban 12.744 visitantes, de ellos 5.673 turistas extranjeros y 7.071 cubanos, que las autoridades califican como «emigrados» por tener residencia en el exterior.