Maduro y Díaz-Canel celebran auge de la izquierda en la región, Raúl Castro estuvo presente en el evento antimperialista (Imagen tomada de Granma)

Los dictadores Nicolás Maduro de Venezuela y Miguel Díaz-Canel de Cuba participaron en el «Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo», que inició el pasado viernes en La Habana, y culminó ayer domingo.


Ambos gobernantes exhortaron en la clausura del evento, a la izquierda de América Latina a enfrentar unida al imperialismo aprovechando el debilitamiento de la derecha en la región.

Según Maduro «empieza a configurarse una nueva situación geopolítica en la región», una «nueva ola antineoliberal que tendrá espacios en el futuro (…)».

Asimismo aseguró que el «frente progresista» que conforman Andrés Manuel López Obrador en México, y Alberto Fernández, futuro Ejecutivo de Argentina, jugarán «un papel clave» en los próximos años en representación de la izquierda latinoamericana.

En el Encuentro Antimperialista también celebraron las protestas populares en Chile, Ecuador, y Perú, donde el pueblo se «irá abriendo camino».


Los líderes comunistas calificaron de «estúpido» al Gobierno de EEUU, y tildaron a representantes de la derecha de «imbéciles» que «tratan de dividirnos para que no nos podamos ver y encontrar el camino, pero quien puede articular la unión son los pueblos», que a juicio de Maduro «tienen derecho a la rebelión y la búsqueda alternativa»; planteamiento que no aplica a su país, donde su régimen viola los derechos humanos de los que disienten.

Por su parte, Díaz-Canel apeló a la unidad y a la solidaridad regional frente a la política de Washington contra los regímenes en Venezuela y Cuba después de comenzar su intervención proclamando: «Con Raúl y con Maduro, a los yankis le estamos dando duro».

El sustituto de Raúl Castro también mencionó «las recientes victorias de la izquierda en Bolivia y Argentina, la heroica resistencia de Venezuela y Cuba al cerco económico total y las protestas anticoloniales que le han puesto un freno a las recetas del mercado».

Acusó a «Trump y su corte de viejos halcones» por arremeter «contra la Revolución cubana, la Bolivariana, el Foro de Sao Paulo, el sandinismo, los liderazgos políticos de izquierda brasileña, boliviana, argentina y movimientos sociales, populares, progresistas de toda la región».

De igual modo catalogó como «mentiras colosales» las acusaciones contra a Cuba y Venezuela de «promover los levantamientos populares en cualquier esquina del planeta».

Para finalizar el encuentro convocaron a organizar protestas ante las embajadas y consulados de Estados Unidos en todo el mundo, para condenar el embargo sobre el país caribeño.

El líder del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro se encontraba en el evento, al que asistieron unos 1.200 representantes de organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda de numerosos países.