Dentro de EEUU la prensa acreditada denuncia que vivió un hostigamiento similar al que experimentan los periodistas independientes en la Isla, “fuimos acechados silenciosamente por la Seguridad del Estado, además se nos amenazó con que si hacíamos alguna pregunta al gobernante cubano nos iban a echar del lugar”, contó un reportero de Telemundo 51 desde Manhattan, Nueva York.


Lo cierto es que cumpliendo con lo requerido, desde las 5:30 pm periodistas de Telemundo 51, The Miami Herald, On Cuba y The New York Times se encontraban en la histórica iglesia Riverside, de Harlem, para cubrir el discurso del designado presidente cubano Miguel Díaz-Canel previsto para las 8:00 pm; sobre las 7:40 pm en la capilla, lo que parecía ser un problema en un principio de logística, terminó en lo que sucedió en realidad, un funcionario castrista apareció con una lista en la que sólo aparecían los medios oficialistas cubanos, cuyos reporteros llegaron a último minuto, finalmente expulsaron a la prensa estadounidense de la iglesia.

Una trabajadora del templo, explicó, que aunque los nombres de la prensa acreditada estaban anunciados con antelación, los funcionarios que acompañaban al dictador cubano no dejarían entrar a la prensa libre.

Una periodista estadounidense que ayudó a organizar el evento, expresó su desconcierto en relación a la lista negra, que vetaba a los medios de EEUU.

Según la misma cadena de noticias, el público entraba por centenares a la iglesia, algunos curiosos o militantes de izquierda, pero nadie protestó al conocer el acto de censura.

Impensable que en el centro de Nueva York, Díaz-Canel y los funcionarios castristas lograran tal despliegue, seleccionando a la prensa para un evento comunitario, y encontrando la manera de que sus agentes secretos se mezclasen con fuerzas de seguridad pública.

El periodista cubano Mario Vallejo de Univisión 23, fue agredido verbalmente por un partidario del régimen de La Habana, para que no pudiese cumplir con su trabajo en la iglesia de Harlem.

“El periodismo libre no tiene cabida bajo el mismo techo que un dictador… Expulsan a periodistas de #Miami de la iglesia Riverside de NY donde se rindió tribuno no a Dios, sino a #MiguelDiazCanel, el nuevo rostro del castrismo”, escribió Vallejo en un tuit.

Para colmo el también autócrata venezolano Nicolás Maduro, acompañó a su homólogo cubano en los últimos momentos de su intervención en la iglesia neoyorquina, y expresó las siguientes palabras: “Hasta la victoria siempre, Nueva York”.

En imágenes de la prensa oficialista, se puede ver un cuadro enorme en el que aparece el fallecido dictador cubano Fidel Castro, por lo que los tentáculos del régimen cubano llegaron a Harlem, Nueva York y difundieron propaganda castrista.