El Dr. Michael Hoffer, médico de la Universidad de Miami, que viajó a La Habana para examinar a diplomáticos estadounidenses víctimas de los ataques, descartó la sugerencia del Gobierno cubano de que los síntomas que experimentaron los funcionarios fuesen a causa del estrés.

“No es psicosomático”, aseguró Hoffer a El Nuevo Herald, en referencia a la causa que podría haber provocado daños a la salud de los diplomáticos.

Quienes sufren trastornos psicosomáticos desarrollan síntomas físicos que son causados por situaciones emocionales como el estrés y la ansiedad.

Los funcionarios norteamericanos reportaron síntomas como dolores de cabeza, pérdida de audición, náuseas, fatiga y trauma cerebral leve.


Las 24 víctimas confirmadas en un período de ocho meses, sufrieron algunos o combinaciones de estos síntomas mencionados.

Aunque se ha revelado poca información sobre sus casos, los diplomáticos canadienses dijeron haber experimentado síntomas similares.

El médico Michael Hoffer trabajó en la Marina de los EEUU, y fue contratado el año pasado por el Departamento de Estado de los EEUU para examinar a los funcionarios de la Embajada de EEUU y parientes.

Atendió a un total de 80 personas en La Habana, parte del cuerpo diplomático de Estados Unidos en la capital cubana.

De formación es otorrinolaringólogo, además se especializa en el tratamiento de conmociones cerebrales.

El doctor es uno de los autores de dos artículos médicos que describen al detalle el caso, los trabajos deben aparecer publicados en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense y en el New England Journal of Medicine, luego de que sean aprobados por el Departamento de Estado.

No obstante ni Hoffer, ni el Departamento de Estado han podido determinar aún la fuente o quiénes perpetraron los ataques, sin embargo se ha identificado el período y los lugares donde ocurrieron los sucesos.

El FBI ha descartado también que un arma acústica sea la culpable de los ataques, según reporte de la agencia AP.

El portavoz del Departamento de Estado dijo al diario miamense: “Todavía no tenemos respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los ataques. La investigación de los ataques continúa”.

El médico no quiso comentar más nada al respecto, pues argumentó que el Departamento de Estado no lo ha autorizado.

(Con información de Cubanet)