El desabastecimiento ya habitual en las llamadas tiendas recaudadoras de divisas en Cuba repercute de manera negativa en el sector privado de la Isla.


Según algunos cuentapropistas en las últimas semanas la escasez de productos en el mercado cubano se ha vuelto más visible. Antena Live reportó en La Habana para Martí Noticias.

Ania Quiñones dice: “A veces se nos hace más difícil adquirir los productos que necesitamos, porque muchas veces no los hay”.

“Y los establecimientos particulares son demasiados, yo creo que la demanda es más grande que la oferta”, añade la mujer.

Una joven comenta: “Existen varias dificultades para adquirir productos, como la cerveza, mostaza, kétchup, los vasos desechables, y cuando aparece una cosa se pierde la otra”.


Ana Mirtha, propietaria del paladar Doña Ana explica: “Si vas a 23 (Vedado), que es uno de los lugares que yo más visito, después que haces la cola inmensa, cuando llegas al mostrador racionan los productos (quesos, puré de tomate)”.

Incluso los líquidos y las cervezas nacionales son uno de los productos más difíciles de conseguir, además que a menudo para el simple cubano que desea tomarlo frío porque anda caminando en la calle, no es posible porque la mayoría de las neveras en los establecimientos estatales están rotas.

Dagoberto Catalá en una paladar en Carlos III se queja: “A veces no hay surtido de cervezas ni de refresco, se desaparecen los productos”.

Los precios de las mercancías también se han elevado, el Gobierno señala al huracán Irma como el responsable de la inestabilidad de los mercados, pero el sector privado apunta que la crisis ya existía antes de que el huracán azotara en septiembre.

(Con información de Martí Noticias)