Estados Unidos modifica su alerta de viaje para la Mayor de las Antillas, en la notificación publicada hoy 10 de enero de 2018, el Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses que “reconsideren” viajar a Cuba.


En el pasado el Gobierno estadounidense había emitido una alerta más severa recomendando a los estadounidenses que evitaran viajar a la Isla.

En la nueva notificación, el Departamento de Estado advierte a los ciudadanos norteamericanos de que en los últimos meses, los empleados de la sección consular de EEUU en La Habana parecen haber sido víctimas de ataques específicos, y que muchos de ellos están afectados por las lesiones provocadas, y enfatiza que dada la reducción de su personal en la embajada de la capital cubana, tienen capacidad limitada para ayudar a los estadounidenses que se encuentren en Cuba.

Cuba en Miami reproduce la nota publicada hoy, por el Departamento de Estado de EEUU:

En los últimos meses, numerosos empleados de la Embajada de EEUU en La Habana parecen haber sido blanco de ataques específicos. Muchos de estos empleados han sufrido lesiones como consecuencia de estos ataques. Las personas afectadas han presentado una serie de síntomas físicos que incluyen molestias en los oídos y pérdida de la audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos, problemas visuales y dificultad para dormir.


Debido a que la seguridad de nuestro personal está en riesgo, y no podemos identificar el origen de los ataques, creemos que los ciudadanos estadounidenses también pueden estar en riesgo. Se han producido ataques en las residencias diplomáticas de los Estados Unidos, en el Hotel Nacional y en el Hotel Capri en La Habana.

El 29 de septiembre de 2017, el Departamento de Estado ordenó la salida de empleados del Gobierno de EEUU que no eran indispensables y sus familiares para proteger la seguridad de nuestro personal. Debido a la reducción de personal, la Embajada de EEUU en La Habana tiene capacidad limitada para ayudar a los ciudadanos estadounidenses.

Lo anterior se añade a lo publicado el 29 de septiembre pasado, cuando Washington decidió reducir el 60% de su personal en La Habana: «El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Cuba. Durante los últimos meses, numerosos empleados de la Embajada de EE. UU. han sido blanco de ataques específicos. Estos empleados han sufrido lesiones graves como consecuencias de estos ataques. Las personas afectadas muestran una gama de síntomas, entre ellos, malestar en los oídos y pérdida de audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, trastornos cognitivos y dificultad para dormir».

(Con información de Martí Noticias)