Mike Pompeo acusa a China y a Irán de censurar información sobre los casos de coronavirus/Imágenes tomadas de Politico y El Universal

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo acusó el martes a los gobiernos de China e Irán de censurar la información sobre los brotes del coronavirus en sus países, y poner en riesgo al resto del mundo, ante la propagación de la epidemia, informa abc News.


Por su parte el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, sostuvo también ayer que el mundo no está obteniendo datos confiables de China sobre temas como las tasas de mortalidad.

Al tiempo que el presidente Donald Trump ha elogiado al presidente chino, Xi Jinping, y al manejo del brote por parte de su gobierno, incluso cuando la respuesta de su propia administración es criticada por miembros republicanos y demócratas del Congreso.

«La censura puede tener consecuencias mortales. Si China hubiera permitido que sus periodistas y personal médico, tanto extranjeros como propios, hablaran e investigaran libremente, los funcionarios chinos y otras naciones habrían estado mucho mejor preparados para enfrentar el desafío» declaró Pompeo a nombre del Departamento de Estado hace algunas horas.

Para el Jefe de la diplomacia estadounidense el flujo de información precisa fuera de China, es fundamental para ayudar no solo al pueblo chino, sino también a los «ciudadanos de todo el mundo».


Pompeo hizo un llamado a todos los gobiernos a «decir la verdad sobre el coronavirus y a cooperar con las organizaciones internacionales de ayuda».

Al testificar ante el Comité de Asignaciones del Senado, Azar dijo que la administración tampoco está segura de si los datos proporcionados por China sobre el nuevo brote de coronavirus han sido completos y transparentes.

En EEUU se han reportado 57 casos de coronavirus confirmados, tres de ellos ya han salido del hospital, y no se cree sean contagiosos; la mayoría de los enfermos, 43 de los 57, son estadounidenses repatriados desde el crucero Diamond Princess.

Solo 14 son personas llegaron a los EEUU procedentes de China y se registraron en un hospital o contrajeron el virus en el país de un ser querido que había viajado al extranjero.

El martes funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advirtieron que los datos más recientes sugieren otro nivel de propagación del virus a nivel mundial, con casos identificados en más países ahora.

«Los datos de la última semana han aumentado nuestro nivel de preocupación», dijo la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC.

Durante su conferencia de prensa en India, Trump indicó que Estados Unidos está «muy cerca de encontrar una vacuna».

Su administración solicitó al Congreso $ 2.5 mil millones para fondos suplementarios de emergencia para combatir COVID-19, el nombre formal del virus. Ese financiamiento provendría de un efectivo de emergencia de $ 1.25 mil millones solicitado al Congreso, así como la reprogramación del dinero existente, incluido el dinero que el Congreso asignó para combatir el Ébola.

Los demócratas condenaron la medida como insuficiente para hacer frente a la crisis y como un esfuerzo miope «para robar fondos dedicados a combatir el ébola».