Demócratas de la Cámara de Representantes presentan dos cargos formales de imputación para hacer el juicio político al presidente republicano Donald Trump, informa Telemundo.

Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja expresó: «nuestro presidente ostenta la mayor confianza pública. Cuando traiciona esa confianza y se pone por delante del país, pone en peligro la Constitución, pone en peligro nuestro democracia y nuestra seguridad nacional».


Los legisladores demócratas acusan al inquilino de la Casa Blanca de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Según Nadler, se le acusa de abuso de poder por anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional, y de obstruir los intentos de investigación del Congreso.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y el resto de presidentes demócratas de comités de la Cámara Baja estuvieron acompañando a Nadler.

De acuerdo a Adam Schiff, el presidente del Comité de Inteligencia, «los hechos son incontestables, es una cuestión de deber».


El Comité Judicial debe votar esta semana los cargos que se le imputan al Jefe de Estado, luego un voto en la Cámara Baja hará oficial la imputación de los cargos contra Trump para llevar a cabo el juicio político en su contra.

El llamado «impeachment» aún sin fecha, seguramente se realizará antes de la llegada de 2020.

Se espera que el Comité Judicial vote este semana los cargos anunciados hoy y de este modo se trasladarán al pleno de la Cámara Baja.

La Cámara Baja cuenta con una mayoría demócrata de 235 congresistas frente a 198 del Partido Republicano, por lo que aprobar el juicio contra Trump es casi seguro en esta instancia.

Luego el proceso debe pasar al Senado y allí tendría lugar el impeachment contra el presidente, aunque lo más probable es que fracase, porque los republicanos son mayoría en la Cámara Alta.

Trump no es el primer presidente al que se le quiere hacer un juicio político, también les tocó a Andrew Johnson en 1868, a Bill Clinton en 1998, ambos absueltos por el Senado, y en el caso de Richard Nixon en 1974, quien renunció a la presidencia antes de que finalizara el proceso.

Por su parte el presidente Trump, dijo en Twitter que ha demostrado «a través de los resultados, incluida la producción de quizás la economía más fuerte en la historia de nuestro país, tener una de las presidencias más exitosas de la historia».

El republicano añadió que lo más importante es que no ha hecho nada mal, por lo que consideró el proceso como «pura locura política».