Hasta el domingo 25 de noviembre el régimen de La Habana había planificado el retorno de un grupo de 1.388 médicos cubanos, desde que anunció el fin de su participación en el programa Más Médicos, de ese grupo solo han retornado 1.102 galenos, y 286 habían incumplido las órdenes del Gobierno, permaneciendo en Brasil, informa Diario de Cuba.

Los profesionales de la salud cubana en el país suramericano han recibido órdenes de la Isla de no viajar fuera de los estados en que se encuentran, ni salir de sus municipios, mientras dure la operación de regreso a Cuba.

Según médicos cubanos en Brasil, hay funcionarios de la Seguridad del Estado allí a cargo de controlarlos, para que retornen al país caribeño disciplinadamente.

Cuba quiere mitigar los daños ante la oferta de asilo político que ha hecho el presidente electo brasileño, Jair Bolsonaro.


“Los colaboradores que no regresen se considerarán desertores y tendrán que esperar ocho años para su entrada al país”, ha dejado claro un documento con 19 puntos, distribuido por la Dirección Provincial de Salud de Santiago de Cuba, y posteado en las redes sociales.

El Gobierno cubano optó por retirar a los más de 8.000 profesionales que trabajaban en el país suramericano, para no aceptar las exigencias de Bolsonaro, de que los médicos cubanos que participen en el programa Más Médicos deben revalidar sus títulos en Brasil, recibir de manera íntegra su salario, y tener consigo a su familia.

Las negociaciones del programa Más Médicos se llevaron a cabo en secreto, para evitar posibles trabas en el Congreso brasileño, y de parte de la comunidad médica de ese país, bajo la presidencia de Dilma Rousseff, en el año 2012, según cables diplomáticos de la embajada brasileña en la capital cubana, indica Diario de Cuba.

En esos documentos se demuestra que los cubanos no eran “becarios”, como ha dicho el régimen cubano, y que fueron “contratados” para trabajar en Brasil.

Las declaraciones de Cuba han llegado posteriormente para justificar el hecho de que se quedara con más del 70% del salario de los médicos de la Isla.