Tres Damas de Blanco burlaron este domingo el cerco de las autoridades comunistas a la Iglesia de Santa Rita, en el barrio habanero de Miramar, y lograron asistir a misa, y posteriormente caminar, como lo hicieron durante 16 años, por el paseo de la Quinta Avenida, pidiendo respeto para los derechos humanos y libertad para los presos políticos.


Berta Soler, líder del movimiento opositor femenino, confirmó la información desde la casa sede del grupo en Lawton, que también permanecía rodeada desde el jueves por las fuerzas represivas del régimen de Raúl Castro.

Soler dijo que burlaron el cerco policial María Cristina Labrada, Belkis Artilles del Sol y Soldrely Ruega Ponceano, y que las Damas de Blanco pudieron hablar con el padre de Santa Rita, y participar en la santa misa.

(Con información de Martí Noticias)