Integrantes de la familia Linares, que vendía productos agrícolas desde hacía seis años, denunció a través de Diario de Cuba que las autoridades los acusaron de desacato y les cerraron el negocio.


Ellos cuentan que se enfrentaron al encargado del Partido en el municipio 10 de octubre, lo que ocasionó una disputa mayor y el encarcelamiento del padre de familia, Juan Carlos Linares.

Tras este incidente, el proyecto en el que trabajaban, en el que pretendían incluir espacios para personas con discapacidad para que se integraran a la sociedad, también fue desechado.