Bodega en el Reparto La Lira, Arroyo Naranjo (Imagen tomada de Diario de Cuba/autor de la foto: M. GUERRA PÉREZ)

Condenados a 15 y 12 años, respectivamente dos sujetos identificados como Jorge Eduardo Echevarría Baró, de 26 años de edad, y Yulexis Francisco Manrique Arrebato, de 35, quienes robaron una bodega en el reparto La Lira, Mantilla (Arroyo Naranjo), el 11 de diciembre de 2017, informa Diario de Cuba.


Ambos están acusados de «sabotaje», luego de haber perpetrado «robo con fuerza» en la bodega.

Según las autoridades, los delincuentes para borrar las evidencias que los vinculan a los hechos, quemaron los estantes de madera, arrojando dos pomos de keroseno y prendiendo fuego en el lugar.

Ismayda Baró Martínez, madre de Echevarría Baró, detalló que su hijo confesó desde el inicio de la investigación, «y que jamás negó el robo ni la intención de prender fuego, solo para borrar las huellas».

Baró Martínez aseguró que su hijo nunca ha estado involucrado en causas políticas.


«Al día siguiente del robo, yo entregué a Jorge Eduardo a las autoridades de la estación de Mantilla, y desde ahí fue conducido directo a Villa Marista, donde estuvo cinco meses hasta el día del juicio, celebrado el 16 de agosto de 2018. Mi hijo tiene que pagar por lo que hizo, pero no entiendo por qué fueron condenados como contrarrevolucionarios», expuso la madre.

En el Código Penal cubano, la figura delictiva de «sabotaje» aparece bajo el acápite «Delitos contra la Seguridad Interior del Estado», que condena los delitos de rebelión, sedición, infracción de los deberes de resistencia, usurpación del mando político o militar, propaganda enemiga y terrorismo.

Echevarría Baró y Manrique Arrebato, fueron condenados bajo el Artículo 105, inciso b, el mismo indica que la sanción es de privación de libertad de diez a 20 años o muerte, si «se utiliza el fuego, sustancias, materias o instrumentos inflamables, explosivos, agentes químicos o biológicos u otros medios capaces de producir graves daños o perjuicios», recoge Diario de Cuba.

El abogado de Echevarría Baró advirtió a la madre que «no había esperanza en la apelación», ya que ambos han sido sentenciados por un delito de índole política.

«Desde su interpretación del proceso investigativo y del juicio, aquello era más bien para dar un escarmiento», enfatizó la madre, que suplicó a la presidencia del país, su hijo fuera juzgado por lo que hizo, «robar y causar estragos», no «como un contrarrevolucionario y con condenas excesivas».

Por el delito de robo con fuerza la sanción que estipula la legislación cubana es de dos a cinco años de privación de libertad, y la máxima condena en caso de que alguien hubiese sufrido lesiones graves o muerte por el suceso, es de cinco a 12 años, pero en el caso de Echevarría Baró y Manrique Arrebato nadie resultó herido, no obstante sus condenas son superiores a los diez años.

Yan Carlos Estrada Montero, de 18 años de edad, y Yusniel Rubén Barrueta Vergara, de 22, también estuvieron implicados en el robo, ambos recibieron sentencias de seis años de privación de libertad.

Según Baró Martínez, su hijo será trasladado a Valle Grande al Piso 1 del Combinado del Este, una prisión de máxima seguridad en la Isla, lo que le confirma que no han abordado el caso con justicia, sino que lo han utilizado como ejemplarizante.

Los dos sujetos también tendrán que pagar un total de 45.117 pesos para «reparar el daño material causado al Estado cubano».