“Yo me imaginaba que habían propuesto a Díaz-Canel porque vaya, lo estaban preparando como sucesor, pero espero que hayan sus cambios, porque nosotros tenemos que estar acorde con el mundo”, comentó una entrevistada en La Habana, con motivo de la asunción al poder de quien era el primer vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, ahora presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la Isla.

Otro entrevistado por el sitio de noticias CubaNet, expresó: “Yo pienso haya cambios, porque estamos mal”.

La mayoría de los nacionales cuestionados se quejó del salario tan bajo en Cuba, y el costo de vida en el país.

“Estamos esperando (cambios) hace mucho tiempo, que si cambio de moneda, y otras cosas que hasta ahora no hemos visto nada”, añadió el segundo entrevistado.


Un interrogado se mostró visiblemente molesto, y dijo que si el nuevo presidente no tenía capacidad “tumbando, bajando (frases del argot popular)…que no lo queremos en Cuba”.

Una joven demostró su apatía para hablar de política ante las cámaras, tras décadas de castrismo la gente en la Isla no confía en el gobierno, donde gran parte de la población ha tenido que migrar para buscar mejoras económicas y libertad política.

Quizás lo que más hizo eco en la primera alocución del nuevo presidente de Cuba, fue cuando anunció que las decisiones más importantes del país no las tomará él, sino el primer secretario del PCC (Partido Comunista de Cuba), Raúl Castro.

Reporteros de Martí Noticias también recogieron algunas de las impresiones luego de que Miguel Díaz-Canel de 58 años tomara posesión del cargo de presidente de la República.

“La importancia que tiene este día es que se rompe la secuencia de una dinastía, esperamos que en este nuevo comienzo, Cuba avance un poco más”, declaró un cubano.

Una enfermera cubana que primero dijo que ella creía que un presidente debe tomar las grandes decisiones de un país, luego cuando el periodista preguntó puntualmente sobre el discurso del nuevo presidente de la Isla, acerca de que delegaría en Castro, se contradijo “yo creo que lo que decidan para mi está bien”.

“Para mí un presidente que asuma la dirección de un país, cualquiera que este sea, debe de tener un proyecto, que se basa siempre en mejorar (esto) de una manera o de la otra, si él dice que no va a tomar esa medida, él lo que va a hacer es seguir el mismo proyecto que está, la figura decorativa que va a estar al frente es él, pero el proyecto va a seguir siendo el mismo, el discurso va a seguir siendo el mismo. Esto no va a avanzar por ningún lado”, opinó un cuestionado.

(Con información de CubaNet y Martí Noticias)