Cubanos residentes en Miami y cuyas familias han quedado en un limbo desde el cierre de la embajada en La Habana salieron a protestar para exigir y pedir una solución para que los tramites de parole y visa de inmigrante regresen a la isla.

Desde el cierre de la embajada a causa de los supuestos ataques acústicos en La Habana contra diplomáticos estadounidenses a dejado a miles de casos de parole y visas de inmigrante en espera y a muchas familias desesperadas esperando la reunificación familiar.

Las familias que salieron a protestar reclaman al gobierno americano el haber perdido dinero durante el proceso que pensaban transcurriría con normalidad, pero que para algunos ha durado más de 6 años en espera por una reunificación familiar que parece no dar esperanzas a estos parientes.

Actualmente las visas de inmigrante se están tramitando en Guyana, pero el programa de parole permanece suspendido.