Desde que Ileana Ros-Lehtinen anunció que se retiraba después de 29 años en el Congreso la representación de los cubanos en la Cámara de Representantes estaba en juego.

La cubana María Elvira Salazar, asumió el reto de defender el puesto del partido republicano por el distrito 27 pero cambios en la composición demográfica y el aumento de votantes jóvenes motivados por otros problemas y que conectan más con candidatos de habla inglesa ponían en ventaja a una candidata como Donna Shalala.

Salazar dio guerra pero perdió por una gran diferencia en el distrito 27 que incluye ciudades como Miami Beach, Coral Gables, West Miami, South Miami, Pinecrest, Cutler Bay, Palmetto Bay, Key Biscayne y North Bay Village.

Captura de pantalla AP

Shalala obtuvo 130.636 votos y Maria Elvira 115.446 votos.


Por otro lado, en el distrito 26 el republicano Carlos Curbelo perdió su puesto en el Congreso ante la demócrata Debbie Mucarsel-Powell nacida en Ecuador.

Captura de pantalla AP

Debbie Mucarsel-Powell obtuvo 119.723 y Curbelo 115.644 votos.

Los tiempos están cambiando en Miami-Dade y ya no basta con apelar a la nostalgia y las ansias de libertad para Cuba. Los votantes quieren que se resuelvan los problemas locales, que mejore el empleo, que se revise el aumento constante en los precios de la renta, el abuso de los seguros y la salud.

Aun quedan Marco Rubio en el senado y Mario Diaz Balart que si logró reelegirse

Por no darse cuenta de que los tiempos han cambiado y que ya no vale con hablar de Cuba todo el tiempo, los cubanos hemos perdido una representación importante en el Congreso de Estados Unidos.