Este martes, los cubanoamericanos Marco Rubio (republicano) y Bob Menéndez (demócrata) presentaron una resolución al Senado, demandando la extradición inmediata o la entrega a Washington de prófugos de la Justicia estadounidense que han recibido durante años asilo en Cuba.

Algunos de los delincuentes han sido acusados de secuestro, homicidio, o delitos relacionados con las drogas, puntualiza una nota de prensa; se estima que hay más de 70 prófugos en la Isla.

El senador de la Florida, Marco Rubio, sostuvo que “el régimen de Castro continúa albergando fugitivos que han matado y lastimado a estadounidenses, o han amenazado los intereses de seguridad nacional de EEUU”.

“Me enorgullece patrocinar esta resolución bipartidista y continuaré oponiéndome a cualquier propuesta diplomática con el régimen de Castro hasta que todos estos fugitivos sean extraditados a EEUU para enfrentar la Justicia”, añadió.


El demócrata de origen cubano señaló que “esta resolución es otro paso en nuestro esfuerzo por llevar a criminales y terroristas ante la Justicia”, y agregó que la extradición de los que evadieron la Justicia debe ser requisito indispensable para cualquier futura negociación con el régimen de La Habana.

“No debería haber ninguna duda de que nuestra política hacia Cuba nunca ofrecerá ninguna recompensa a quienes albergan fugitivos, asesinos de policías, secuestradores de aviones, fabricantes de bombas o traficantes de armas estadounidenses”, finalizó Bob Menéndez.

Se cree que entre los 70 casos de prófugos de EEUU en la Mayor de las Antillas, puedan estar Chesimard (una de las “terroristas más buscadas”, Charles Hill, Víctor Manuel Gerena y William Morales, líder y principal fabricante de bombas para la organización terrorista FALN, que cometió numerosos ataques terroristas en suelo estadounidense.

(Con información de Diario de Cuba)