Miles de cubanos perdieron sus propiedades y objetos de valor, huyendo de la revolución de Fidel Castro, recuerda un reporte del Miami Herald, en la actualidad varios de esos objetos están apareciendo en Miami, con altos costos.

Un descendiente de una de las familias más poderosas de Cuba, ha encontrado en Miami el álbum de boda de sus padres en la Isla a la venta por 1500 dólares, las fotografías fueron decomisadas en el país comunista en 1960, luego de que la familia emigrara a EEUU.

José Valdés-Fauli el hijo de la pareja de las fotografías, cuenta que el álbum de boda de sus padres, Margarita Pedroso y Aróstegui y Raúl Valdés-Fauli y Juncadella, fue puesto a la venta en Miami por un coleccionista, casi 60 años después de que fuera “robado” en la Isla.

“Están tratando de vendernos nuestras propias cosas. Es muy triste”, detalló Valdés-Fauli.


El diario miamense relata que luego de que Fidel Castro llegó al poder por la fuerza en enero de 1959, castigó a quienes habían apoyado a Fulgencio Batista, y luego a todos los que huyeron del caos en que aún está inmerso el país.

Miami Herald, recuerda la resolución 454, emitida en septiembre de 1961, la cual estipulaba que cualquiera que dejara Cuba, y emigrara a EEUU, se oponía al gobierno, por lo tanto sus bienes debían ser confiscados, a menos que la persona regresara dentro de los 29 días.

La resolución 454 decía: “el Gobierno Revolucionario se ha estado dando cuenta de que las personas que abandonan el territorio nacional abandonan sus propiedades, como bienes muebles e inmuebles, dejándolos en manos de familiares, amigos o integrantes del frente, con la intención deliberada de violar las directivas de la revolución”.

Para Castro se trataba de un “crimen”, y esas personas que huían eran considerados “elementos que se oponen a los principios y directrices de la revolución socialista”.

“Si no regresan, se dictaminará que abandonen el territorio nacional de forma permanente y, como consecuencia, el Gobierno decidirá sobre la asignación de bienes muebles e inmuebles y otros objetos de valor que sean propiedad de esas personas”, añadía el documento.

La misma resolución comunista exigía el requisito de un permiso de salida para cualquier persona que viajase al exterior, la medida se hizo permanente a través de la Ley 989, emitida en diciembre de 1961, y vigente hasta enero de 2013.

Amparándose en esas amañadas leyes, el entonces nuevo Gobierno cubano, liderado por Fidel Castro decomisó casas, muebles, joyas, pinturas y todo lo demás que dejaban los cubanos, incluyendo posesiones íntimas.

En años posteriores, muchos de esos artículos fueron vendidos por el régimen en subastas; la casa de Valdés-Fauli, en el rico barrio del Vedado de La Habana, fue utilizada como sede de organizaciones políticas, y luego se convirtió en un círculo infantil.

José Valdés-Fauli denunció en 2015 que la tumba de su abuelo, Jacinto Pedroso, en el cementerio Colón de La Habana, fue vendida de manera ilícita.

(Con información de CubaNet)