Autoridades cubanas mantienen en libertad a un violador de la provincia de Villa Clara, que abusó sexualmente de una menor de edad, hace diez años atrás, recoge CubaNet.

Melany Iglesia Sáez -hoy con 17 años, fue violada por José Luis O’Farril Rodríguez, un trabajador de Cultura de 50 años, desde los cinco hasta los 7 años, tiempo que convivió con el hombre, mientras compartió la tutela con Caridad Sáez Gutiérrez, tía de la víctima, y esposa suya.

La madre de la niña, Eloina Sáez Gutiérrez, se encontraba en la capital cubana, para gestionar una vivienda, para Melany, y su hermano gemelo.

El sistema judicial cubano sanciona de cuatro a siete años de privación de libertad a quien viole a una fémina, y tratándose de una menor de 12 años, se considera un delito grave, por lo que las condenas pueden aumentar de 15 a 30 años en prisión.


Pero en 2004 las autoridades de Villa Clara habían absuelto a O’Farril Rodríguez de un delito de Abuso Sexual, por la presunta violación de la menor Yipsi Jomorka Galindo, este caso terminó siendo desestimado por no reunir todas las pruebas incriminatorias, explicó Sáez Gutiérrez.

En febrero de este año fue declarado culpable por la acusación de Abuso Sexual contra Melany Iglesia, teniendo en cuenta testimonios de Jomorka Galindo y de Olga Pulido, quienes no lo habían acusado por temor a represalias.

Pero amparándose en tecnicismos, la Sentencia No 5 de 2018 del Tribunal de Corralillo dictó libertad para el violador, argumentando que la denuncia se realizó al cabo de una década, mayor tiempo del que estipula la ley para la prescripción de ese delito.

Sin embargo, la madre de Iglesia Sáez, detalla que la fecha de denuncia tuvo acuse de recibo del 7 de octubre de 2017, unos once meses antes que el delito prescribiera.

El tribunal tampoco valoró los informes presentados por los psicólogos que atendieron a la víctima, los cuales prueban que la menor fue violada hasta los siete años de edad, es decir hasta 2008.

Eloina Sáez sugiere que el “error” refleja la corrupción de las autoridades, porque “las fechas estaban bien claras y lo soltaron porque supuestamente el crimen había prescrito”.

Lo único que la madre de la joven reclama es “justicia”, y denuncia que se ha tratado de un proceso viciado, por el desenlace del juicio y la indiferencia de las autoridades para responder a las reclamaciones posteriores.

La tía de la víctima se divorció del hombre una vez comprobados los hechos, y explicó que las autoridades ni siquiera han accedido a entregarles el documento de sentencia emitido por el tribunal.

Sáez Gutiérrez por su parte ha acudido a todas las instancias pertinentes, desde la municipalidad en Corralillo hasta la capital, La Habana, pero ninguno de los organismos se ha pronunciado acerca de la queja presentada contra el dictamen judicial.

La joven padece síntomas psiquiátricos como temblores, sudoraciones, ansiedad, taquicardias, crisis vagales, terror nocturno, cefaleas, sentimientos de infelicidad y ataques de ira e impulsividad, por el trauma de la violación, según diagnósticos del psicólogo Miguel Suárez Torres.

José Luis O’Farril Rodríguez violó a otras mujeres, la madre de la adolescente reclama también se tomen medidas con el tribunal, para que no ocurra lo mismo con otros casos.