Un cubano oriundo de La Habana se defendió a tiros de un par de ladrones que irrumpieron en su propiedad para robarle una máquina de limpieza de agua a presión.


La víctima, que no quiso revelar su identidad porque trabaja para el gobierno federal, dijo a AmericaTeVe que no es la primera vez que cae víctima de robos, pero aseguró que solo disparó cuando los jóvenes delincuentes amenazaron con matarlo.

«Tuve que disparar. Es lamentable. Yo no soy un criminal, yo soy un hombre que trabaja», dijo la víctima.

De esta forma relató que cuando salió y vio que se llevaban el equipo, les pregunto que hacían. Los ladrones entonces le respondieron agresivamente, intercambiaron unas palabras y se le acercaron. Fue en este momento que el cubano decidió disparar en defensa propia cuando le dijeron que lo iban a matar.

Uno de los individuos resultó herido de bala en un brazo y corrió hasta un concesionario de autos para pedir ayudar.


El propietario del negocio y los empleados que lo asistieron no tenían idea que tan solo minutos antes había tratado de robar a un residente del área.

“Mis empleados lo vieron sangrando del brazo y obviamente trataron de ayudarlo, al ver qué pasaba. Le envolvimos una camiseta para detener el sangrado y evitar que muriera. Luego llamamos a la policía y cuando llegaron nos enteramos que él había robado una casa de esta misma cuadra”.

El incidente se reportó este miércoles en un sector residencial de Fort Laurderdale, localizado en la State Road 7 y la sexta calle.

El cubano por su parte indicó que en el área se han reportado diferentes robos y que finalmente desconoce si las autoridades han arrestado a los responsables, pero que en esta ocasión está seguro que a su casa los delincuentes no regresarán.