Denis Hernández cubano que se ató a una cruz en México en protesta por deportaciones (Imagen tomada de La Jornada)

Uno de los migrantes cubanos varados en Chiapas, México se amarró con cadenas a una cruz de madera en protesta por la lentitud de la oficina migratoria Siglo XXI para expedir los salvoconductos a los isleños para que puedan atravesar el territorio mexicano y pedir asilo político en EEUU, informa el diario El Sol de México.


«Voy a amarrarme hasta que sea necesario. Así nos sentimos, amarrados a una cruz, y si Cristo fue capaz de ir a la cruz para salvar a la humanidad, y si de esto depende el tránsito de los migrantes, aquí estaré», fueron las palabras de Denis Hernández a RT, cuando lo interrogó un periodista sobre el modo de protesta que eligió.

«Si toca dar la vida, se dará la vida», añadió el cubano.

Asimismo Hernández denunció que los cubanos han sido engañados en dicha estación migratoria.

«Entraron a la estación migratoria para que les dieran el oficio de salida y los sacaron en buses en la madrugada para subirlos a un avión», explicó en referencia a los cubanos que han sido deportados a la Isla.


«Que nos den nuestro oficio de salida, no estamos pidiendo nada imposible», exigió.

El cubano afirmó que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha faltado a su palabra como gobernante y «como ser humano», puesto que aseguró no detendría la migración.

«Ante todo, esta es una presión para que migrantes entren en desesperación, regresen a su país, para detener la migración», agregó Hernández.

En las últimas horas ha crecido la tensión en la frontera mexicano-estadounidense, medios de prensa han reportado la llegada de más cubanos a Chiapas desde Guatemala; mientras el presidente Donald Trump amenaza con cerrar la frontera.

Trump hizo un llamado este fin de semana a cancelar todas las solicitudes de asilo.

«El Congreso tiene que actuar (…). Tienen que deshacerse de todo el sistema de asilo, porque no funciona. Y francamente, también deberíamos deshacernos de los jueces. No podemos tener un caso judicial cada vez que alguien pone un pie en nuestro territorio», expresó el mandatario.