Uno de los doce cubanos que se atrincheró en un barco con bandera panameña era militante en Cuba quien trabajó para el gobierno, el gobernante Miguel Díaz Canel, así como otros altos miembros de la cúpula militar cubana.

Se trata de Richael Hernández quien dio declaraciones a Telemundo51 y explicó lo preocupado que está de ser deportado a Cuba.


Hernández dijo al citado medio que era militante en la isla y que se apartó de las filas por discrepancias con el régimen.

«Mi primo ha hablado ya. Ha mostrado fotos de él con Díaz Canel, como prueba de que él de verdad trabajó para el gobierno», explicó su primo, Angel Gónzalez, desde Miami.

«Yo tengo mucho miedo caballero. Yo ya no se como hablo ni que hablo, yo estoy muy asustado», dijo Hernández mediante una videollamada con Yusnaby.

Cuando se le preguntó que cree que le pueda suceder si lo regresan a Cuba, respondio: «Si me metieran preso es lo mejor porque lo más seguro es que yo no aparezca más en Cuba porque yo he hecho traición a la Patria».


Su primo explicó que cuando Hernández se separó de lo militar, lo comenzaron a perseguir, y no lo dejaban encontrar empleo.

«El tiene una familia que alimentar, que vas a hacer. Antes de robar prefieres irte de ahí», dijo González.

Hernández busca ayuda de la comunidad internacional donde se le pueda tramitar un asilo que le permita viajar a EEUU.