Un padre cubano creía conocer los peligros que traería el viaje desde Sudamérica hasta la frontera sur estadounidense, pero no fue hasta que lo vivió en carne propia que se dio cuenta como había puesto en peligro su vida y la de su familia.


«Me di cuenta que había puesto en riesgo la vida de mi familia completa», dijo Adonys Barrios a América TeVé durante un reportaje especial del citado medio.

Barrios llegó con su mujer y dos niños a Uruguay y emprendió el recorrido norte para llegar a Estados Unidos. En dos ocasiones dijo que dudo fuertemente por la seguridad y la vida de su familia.

Según relató a América TeVé uno de los momentos difíciles fue cuando supieron que habrían atravesado un campo minado al cruzar de Colombia para llegar a Panamá.

En otro momento estuvo a pocos segundos de perder a su esposa en un barranco. En este mismo cruce de Colombia a Panamá su esposa se salvó de forma milagrosa de caer por una pendiente luego que perdiera el balance y solo pudiera agarrarse de una raíz.

Luego tuvieron que tomar una lancha que inicialmente solo demoraría 2 horas en llegar a su destino, pero terminaron siendo 12. Sus niños lloraban por la velocidad de la lancha y la fuerza con que golpeaba las crestas de las olas. Barrios quien era marinero mercante en Cuba temía que la lancha podía partirse en cualquier momento.


Luego de casi dos meses la familia de cuatro pudo llegar a su destino en Estados Unidos.

«Valió la pena porque gracias a Dios estamos acá y no tenemos nada que lamentar», dijo el cubano que ahora reside en Miami. «Pero no se lo recomiendo a nadie que yo quiera. A ninguna persona que yo estime, no le recomiendo esta travesía. Nos salió bien», anadió.