El cubano Disrrael Acosta, de 47 años de edad, ha demostrado tener el estomago de acero mientras come cristales y pela cocos con la boca.

Acosta asegura que lo hace a modo de entretenimiento para divertir a las personas en la calle aunque algunos se asustan y piensan que puede resultar herido.