Erol González, fue deportado a Cuba por las autoridades de Colombia y gracias a su perseverancia logro llegar a Estados Unidos.

Erol, dejo en Cuba a su mujer y a dos hijas, empezó su travesía en Guyana, lugar habitual para muchos inmigrantes cubanos que intentan llegar a Estados Unidos.

El joven se reencontró con su padre que no veía desde hace 20 años.